¿Puede la meditación aumentar la longitud de los telómeros y la longevidad?

El yoga y la meditación han hecho grandes incursiones en la cultura estadounidense en las últimas décadas, y todos hemos oído hablar de al menos algunos de los beneficios físicos y psicológicos de la práctica de la relajación. El interés público por la mediación ha permitido a los investigadores comprobar a fondo estos beneficios, que van más allá de los sentimientos de paz interior, equilibrio y bienestar. Resulta que la meditación puede tener un efecto mayor en tu biología, además de los beneficios para la salud mental que proporciona.

El impacto de la meditación en la salud física y mental

Antes de que se comprendieran bien los telómeros y su función, un estudio pionero publicado en 1989 en el Journal of Personality and Social Psychology examinó los efectos de la práctica de la meditación en los factores de salud de las personas mayores. Los pacientes de las residencias de ancianos utilizaron dos tipos de meditación, la Meditación Trascendental y el entrenamiento general de atención plena.

yoga y longevidad

Los investigadores descubrieron que los pacientes que meditaban obtenían mejores resultados en las medidas de flexibilidad cognitiva, salud mental, presión arterial y otras evaluaciones del envejecimiento que los que nunca meditaban. Curiosamente, las personas que practicaron una mediación trascendental más intensiva obtuvieron mejores resultados, y los efectos físicos y cognitivos duraron más tiempo.

Desde entonces, los científicos se han interesado mucho por los beneficios físicos y psicológicos de los distintos tipos de meditación. No fue hasta que comprendimos plenamente la función de los telómeros y el envejecimiento que los científicos pudieron ver una imagen clara de los beneficios de la meditación. Diversos estudios han empezado a mostrar cómo la meditación puede ayudar a alargar los telómeros y a ralentizar el ritmo de envejecimiento celular.

¿Qué significa esto? Aquí tienes los detalles.

meditación para vivir más

Detalles del ADN

Los telómeros son las tapas protectoras que se encuentran en los extremos de los cromosomas en todos los organismos eucariotas (incluidos los humanos y los animales). La replicación del ADN es un proceso impreciso, por lo que cuando las células se dividen, las tapas de los telómeros no suelen replicarse. Esto hace que los telómeros de tus células se acorten cuanto más se repliquen, por lo que las personas mayores tienden a tener telómeros más cortos.

Por ello, su longitud está muy correlacionada con la edad. Cuanto mayor seas, más cortos serán tus tapas teloméricas.

Los telómeros se apoyan en una enzima llamada telomerasa, que contrarresta el acortamiento de los telómeros añadiendo nuevo ADN a las tapas. La enzima actúa para evitar lo inevitable, impidiendo que los telómeros indiquen a la célula que debe morir o dejar de dividirse.

A pesar de los esfuerzos de la telomerasa, los telómeros siguen acortándose con el tiempo, lo que hace que la célula deje de funcionar correctamente o muera del todo. Este proceso proporciona a los científicos una oportunidad única para estudiar el envejecimiento celular.

Investigación sobre los telómeros

Un estudio de 2010 publicado en la revista Psychoneuroendocrinology fue el primero en mostrar un vínculo entre la meditación, la actividad de la telomerasa y la psicología positiva. Descubrieron que las personas que participaron en un retiro de meditación de tres meses tenían una mayor actividad de la telomerasa, mayor atención plena, menos neuroticismo y una mejor comprensión de su propósito en la vida.

Los investigadores de la Universidad de California en San Francisco examinaron hasta qué punto las mujeres tendían a centrarse en el presente, en comparación con las que tenían una mente errante. Descubrieron que las mujeres que se centraban en el presente tenían más probabilidades de tener telómeros más largos. Las mujeres que dejaron vagar su mente fueron capaces de añadir hasta 4 ó 5 años a su edad celular.

yoga y meditación longevidad antiedad

La meditación, que se centra principalmente en el bienestar de los demás, puede ayudar a alargar los telómeros. Un estudio de 2013 publicado en Brain, Behavior, and Immunity examinó la longitud de los telómeros de las mujeres que practicaban la meditación de la bondad amorosa, una práctica budista que promueve la bondad y la calidez hacia los demás y los pensamientos altruistas. En comparación con las personas que no practicaban la meditación, los practicantes de la Amabilidad tenían telómeros más largos.

¿Por qué la meditación aporta estos beneficios?

Según los investigadores de la Universidad de California, la meditación promueve la psicología positiva que ayuda a las personas a mantener su bienestar y a controlar el estrés. Estos objetivos clave de la práctica de la meditación están relacionados con la función de la telomerasa en las células inmunitarias, que ayuda a promover la longevidad.

En otras palabras, el bienestar mental puede repercutir en la salud física. Encontrar formas de aumentar tu bienestar puede tener un efecto curativo y de apoyo en tu fisiología.

yoga y meditación para no envejecer telómeros

La longitud de los telómeros y la función celular no sólo están relacionadas con el envejecimiento general. Las investigaciones también han demostrado que los telómeros más cortos son un factor de las enfermedades cardiovasculares y otras afecciones degenerativas como la osteoporosis y la enfermedad de Alzheimer. Los telómeros más cortos también se han relacionado con la diabetes y otras enfermedades crónicas.

Los investigadores de todo el mundo siguen explorando cómo la actividad de la telomerasa puede ser una medida de los efectos del estrés psicológico en la salud física. A medida que se estudien con más detalle los distintos tipos de meditación y se descubran más beneficios sobre el envejecimiento celular, obtendremos una comprensión más profunda del recién descubierto vínculo entre la mente y la salud del cuerpo. Mientras tanto, parece que cualquier tipo de meditación puede ser buena para tu longevidad.

julia guerra lopez

Diplomada en Nutrición y Dietética por la Universidad de Barcelona. Licenciada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Vic. Postgrado en Educador en Diabetes. Master en Nutrición Ortomolecular. Postgrado en Marketing Farmacéutico.

He creado esta Web para que sepas lo que comes y lo que no deberías comer.

Recuerda que eres lo que comes.

¡¡ Si te ha Interesado Compártelo !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba